La herida materna

La persona con mayor impacto en nuestra más tierna edad es nuestra madre.

¿De qué manera la niña interior herida impacta tus relaciones?

La relación con nuestras madres no es un tema simple los sentimientos que tenemos por ellas pueden ser confusos, por un lado, sentimos que tenemos que honrarlas y apreciarlas por todos sus sacrificios, pero por otro muchas veces sentimos insatisfacción por la forma en la que fuimos tratadas por ellas; incluso hay personas que se sienten resentidas porque no sintieron sus necesidades básicas cubiertas y culpan a sus madres por eso incluso culpan a sus madres por la vida que tienen hoy.

Mucha gente culpa a sus padres y a las circunstancias por la vida que hoy como adultos tienen, pero esto simplemente es una forma de evitar la responsabilidad de las decisiones que han tomado y las consecuencias que están viviendo, todo por evitar reconocer que así como ellos (nuestros padres) fueron responsables de la vida que crearon (hermosa u horrible), de mismo modo así es con nosotras hoy.

Más allá de que es básico que aprendamos a tomar responsabilidad por nuestras acciones, elecciones y consecuencias,  no podemos negar la potente influencia de nuestras madres en nosotras, de hecho yo creo que la influencia más directa y más marcada que nos dejan es durante la gestación, ya que en esos momentos somos capaces de vivir a flor de piel las emociones que vive nuestra madre, las emociones que tiene por sí misma, las emociones que tiene por nosotras y las emociones que el entorno en el que está viviendo genera en ella. Por lo que temas como el orden de nacimiento, el ambiente en el que vivimos, la relación o cercanía con nuestro padre, aunque son importantes, jamás tendrán el nivel del impacto que tiene nuestra madre.

Nuestra madre influye de manera importante en la forma en la que nos vemos a nosotras mismas.

Nuestra madre influye directamente en la forma en la que nos vemos, en la que nos sentimos e incluso en la formación de nuestra autoestima e impacta fuertemente en la creación de nuestras creencias inconscientes y también de las relaciones que creemos en nuestra vida

Lo que no podemos olvidar es que no hay madre perfecta ellas al igual que nosotras ella viene cargando con sus propias heridas, que seguramente ni han visto, ni reconocido, ni sanado y es imposible que nos den algo que no tienen. Por eso es importante que tengas en cuenta los siguientes pasos para empezar a trabajar la herida primaria o la herida que vivimos por parte de nuestra madre.

Trabajemos en comenzar a sanar la herida primaria

número 1

Primero reconocer aquello que necesitamos de nuestra madre que no recibimos de ella en nuestra infancia. Suelta el juicio sobre si está bien o mal juzgar a tu madre, aquí lo que estamos reconociendo son las necesidades que como niña tenías y que no fueron cubiertas, haz esto manera honesta y real. No olvides que hoy que somos adultas ya no necesitamos que mi madre las reconozca (si la confrontas es muy probable que rechace no haberlo hecho y está bien, la persona que está haciendo el trabajo de sanación eres tú, no ella) sino que nosotras mismas reconozcamos esas necesidades no cubiertas que esa niña herida, que vive dentro de nosotras, sigue esperando que alguien escuche y atienda y ya que hoy nosotras somos la adulta de nuestra vida, por lo tanto somos la madre de esa niña herida de nuestro interior y tenemos que hacernos cargo de cubrir esas necesidades que quedaron no resueltas.

número 2

Segundo es muy importante el perdón. Perdonar a esa madre que no nos pudo dar algo que no tenía es un paso absolutamente necesario y en caso de que hoy siga siendo igual que cuando eras niña (es decir, que se siga comportando igual que cuando te lastimó) entonces permítete mirarla con compasión, ya que ella no se ha dado cuenta de que tiene heridas con las que vive y por lo tanto no se está haciendo responsable de sanarse. Necesitamos recordar que no podemos sanar a nadie que no quiere ser sanado y muchas veces en nuestra desesperación por sentir el amor de la madre tratamos de hacerles ver lo que no está bien, pero, la única persona que puede ver es aquella que quiere ver y muchas veces nuestras madres no están emocionalmente listas para ver esa realidad que nosotros hoy elegimos ver. Aquí podrías hacer un ejercicio muy catártico que es escribir una carta (que no enviarás) a tu madre, en la primera parte le dices todo lo que te dolió en tu infancia, saca todo, no dejes nada dentro de ti, usa las palabras que necesites usar que expresen como te sientes (nadie más que tú lo leerá), después agradécele todo lo que hizo por ti, al final del día sin ella no existirías y finalmente en la carta para cerrar perdónala, de corazón, siente esa compasión por la mujer que te dio la vida y que hoy sigue viviendo herida. Finalmente quema la carta. (luego me cuentas como te sentiste después de este ejercicio)  

número 3

Tercer punto necesitamos reconocer que lo que hemos creado hoy en nuestra vida no es responsabilidad de nuestros padres, ni de las experiencias que vivimos en nuestra infancia, porque aunque pudo ser doloroso, aunque quizás fue muy difícil, aunque quizás nos haya marcado para siempre, es una elección nuestra (consciente o inconsciente) seguir viviendo desde el dolor, ya que siempre tenemos la opción de elegir algo diferente y si hoy eliges tomar la responsabilidad de tu vida, asumir las consecuencias de tus acciones y empezar a elegir diferente vas a transformar tu realidad de una manera increíble, ya que aunque la cicatriz quede después de trabajar tus heridas de la infancia no habrá más dolor, sólo aprendizaje.

¿Te gustaría sanar tus heridas de la infancia?

Sí te gustaría aprender más sobre las heridas de la infancia, sobre cuáles son, cómo son, cómo identificarlas, de qué forma se presentan o se muestran a nosotros en nuestra vida, aprender herramientas para reconocerlas en nosotras y transformarlas para crear algo diferente, te invito a mi curso reconociendo para sanar dando voz a mi niña interior donde vamos a ver todo esto y más, además en caso de que elijas la opción con acompañamiento, sumado a las clases grabadas que recibirás, nos veríamos una vez a la semana durante las 8 semanas del curso para tener sesiones de coaching grupal, donde trabajaría con ustedes aquello que vayan identificando que les duele para ayudarlas a sanar. Abajo te dejo el link para la información completa del curso, costos, fechas y compra. Iniciamos el 20 de marzo del 2023

Aquí abajo te dejo un video donde te hablo de «las heridas de la infancia y tu diálogo interior» como complemento de este blogpost.

Para ayudarte a identificar creencias y transformar tu forma de ver el mundo, para elegir la vida que realmente quieres vivir cree una comunidad gratuita «Empoderate», donde cada mes haremos actividades que te ayudarán a desenmascarar creencias y a elegir la forma en la que experimentarás el mundo, ¿Te unes a  mi?

Si te interesa realizar cambios en tu vida y quieres saber de que maneras te puedo ayudar, entonces te invito a que me contactes y solicites una llamada de 15 minutos de descubrimiento gratuita solicita tu llamada gratuita aquí. Me encantará poder ayudarte a descubrir todo tu potencial.

Facebookyoutubeinstagram
Categorías: Heridas Infancia

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies